Nació en Maracaibo, Zulia,  Venezuela, 1943. Poeta y narrador, profesor jubilado de la Escuela de Letras y del Instituto de Investigaciones Literarias “Gonzalo Picón Febres” (IIL) de la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad de Los Andes. Desde 1968 reside en Mérida. Obtuvo Primer Premio en el VII Concurso de Poesía de La Universidad del Zulia (Maracaibo, 1969) y el Primer Premio en el Concurso Poesía de la Asociación de Profesores de la ULA (Mérida, 1982).


CONTACTO:
sapiju@gmail.com


OBRA LITERARIA:


En poesía:  Curso determinado (en unión con Jesús Serra) (Maracaibo, Universidad del Zulia (LUZ), 1966), Ciudad día (Maracaibo, LUZ, 1969), Vuelo del cuerpo (Mérida, Lamparalabra, ULA, 1997). En narrativa:  Desandar lo andado (Mérida, Casablanca, 2003). En ensayo e investigación: Bibliografía de la poesía zuliana (Mérida, Centro de Investigaciones Literarias  de la Facultad de Humanidades, ULA,1974),  Co-redactor junto a Lubio Cardozo del  Diccionario General de la Literatura Venezolana: Autores  (Mérida, Intitulo de Investigaciones Literarias de la Facultad de Humanidades, ULA, 1974. (1a. Edición) y de  la  Seudonimia  literaria venezolana (Mérida, Centro de Investigaciones Literarias (CIL), ULA, 1974) y  La poesía experimental  (Mérida, Consejo de Publicaciones de la ULA,1983). Una selección de sus textos narrativos y poéticos fueron publicados en la I Antología de Poesía y I Antología de Narrativa, de la Asociación de Escritores de Mérida (Mérida, AEM / CONAC, 2004-2005), de la cual es miembro activo. Andar de vida (libro en proceso).

 

 



GANDOLA

Una nube densa, pegajosa rompió con fuerza el parabrisas laminado y espinosas vigas de acero inundaron a borbotones el espacio en su obsesiva búsqueda de muerte.
Mientras millones de imágenes cruzaban su mente, el calor en las cercanías de Guanare, se hacía cada vez más corpóreo. Las curvas y las interminables rectas se esparcían como al azar frente a su vista, ya ida en vuelo tormentoso y triste al pasado. El amor, una vez más, se diluía fatalmente; el recuerdo de lo deshecho ascendía con el sopor ahogándolo lentamente.
Las manos giraban el rumbo mecánicamente y el puente estrecho al doblar la curva era el cuerpo amado lleno de sudor en el éxtasis supremo.
Bastó acelerar a fondo.

(De: "Desandar lo andado)



LUNA

Que ángel diseñó esta luna y la desnudó
de presagios
para ofrecerla limpia
llena de venturas cortejando el transcurrir.
Quién acumula deseos
y va esparciendo flores y fragancias
con el rumoroso caudal empujando la vida.
Cómo de repente
la luz de acero y el árbol de brumas
emergen de las negras aguas
aceptando que todo el ser cabe en el verbo.

(De: "Andar de vida"
)

 

CIRCO

I

Destino incipiente
de ciudades de olvido,
guerras secretas
simples y distintas.
Abandono de tu cuerpo ritual
al refugio
de cuchillos mil veces silbando tu aroma,
postal antigua
un tren en la memoria
de
viejos y cambiantes temores,
roce
insinuado a la vuelta
de extraños artificios.
Soleados deseos
enroscados
al extremo de un mástil
en el
fondo de la gran carpa desvaída.



II

Iridiscente
tu cuerpo sombra. Sólo
la rigidez
del deseo. Labio
o distancia
al centro de tu oculta
fuerza.
Arribo al persistente
destello
de tus piernas. Océano puro
o lecho. Desnuda
lámpara de rayos, senos dorados.
Remotas
fiestas de amor inacabable,
sexo y triunfo. Lengua
junto
a las manos anudadas.

(De Vuelo del cuerpo)



RECORRIDO HABITUAL

Hoy, al regresar
sobre los largos muros
el leve ruido
tendrá la forma
de un vidrio al estallar
acosado
por la luz.
El viento
bambolea lentamente
sus cadenas;
los largos avisos
de neón
acarician posibles ideas
de exterminio
en la ciudad aletargada
llena de carteles,
de rostros temblorosos
donde
la muerte es tablero
para una fugaz
partida de
poker.

(De Curso Determinado)

 

B

Has leído el periódico
y tu
cuerpo se estremece de
infinita ternura
el último suicidio
había matizado
los
juegos de la muerte
haciéndolos
más atractivos.

 

J

Al tomar
tu carro y desplazarte
violento
por tu rectísima calle
te sientes
rabiosamente feliz
de estrellarte
de escapar sonriendo
de tu
vida

(De Ciudad Día)