Ver Novedades sobre la autora


 


El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player



Nació en Caracas, residenciada en Mérida (Venezuela) desde 1967. Licenciada en Bionálisis (1971) y Letras (1977), Magíster en Literatura Iberoamericana. Catedrática Titular Jubilada (Escuela de Letras, ULA). Fue Profesora por concurso de oposición de la Cátedra de Histología de la Facultad de Medicina entre 1972 y 1977, su primera investigación la realizó en la Cátedra de Fisiopatología (Efecto de los glucocorticoides en la LH y el plasma sanguíneo). Ha impartido cursos de Postgrado en la Universidad de los Andes de Mérida y de Táchira, y en las Universidades de Carabobo (UC) y de Oriente (UDO) Cumana.
Escritora invitada de la Universidad Complutense de Madrid (2004), y de las Universidades de Bucknell, Bloomsburg (Pennsylvania) y Northridge (Los Ángeles, California) abril 2009. Es autora de letra y música de varios poemas musicalizados. Premio recibidos: Poesía "Alfonsina Storni" (Buenos Aires, Argentina, 1978). Finalista del Concurso de Cuentos  El Nacional, Caracas (1981). Narrativa: El Cuento Feminista Latinoamericano (Chile, 1988). Finalista (con publicación) Concurso de Novela Planeta Latinoamericana “Miguel Otero Silva” (por Tantos Juanes o la venganza de la Sota) 1990. Premio Canción Inédita (Atrincherada) Festival Nacional de la Voz Universitaria (Valencia, 2000). Premio Concurso Milena "Cartas de amor y desamor", Alternativa Editorial (Galicia, 2002). Premio Poesía y de Narrativa de Seccional Profesores Jubilados de APULA 2003, 2005 y 2010.  Premio de Narrativa de la Asociación de Profesores de la ULA 2005.
   


El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 



OBRA LITERARIA:

Poemas de agua (Mérida, ULA, 1978),  Fuego de tierra (Caracas, Fundarte, 1981),  Árbol fuerte que silba y arrasa (Mérida, Cultura, 1988),  Nanas a mi hombre para que no se duerma (Mérida, SPJAPULA, 2004),  Escarcha o centella, bebe conmigo  (Mérida, APULA, 2004). Poemas de Agua, fuego y árbol (Mérida, FUNDALEA, 2005). Novelas:  Habitantes de tiempo subterráneo  (Caracas, Pomaire, 1990),  Tantos Juanes o la venganza de la Sota (Caracas, Planeta, 1993). Ensayos literarios: Viaje inverso: sacralización de la sal (Caracas, Academia de la Historia, 1985),   La inquietud de la memoria en el caos familiar  (Mérida, CDCHTULA, 1995). Libros de Narrativa breve: ¿Como contarlo? (APULA, 2006), Junta de hijas y otras peri-especias (AEM/CENAL, 2008). Libros para niños y jóvenes publicados en Mérida:  Mamá cuéntame un cuento que no tenga lobo  (Codepula, 1984),  Marigüendi y la jaula dorada (La infancia en la poesía venezolana, 1983),  El niño, el pichón y el ciruelo  (Editorial Venezolana, 1990);  Parece cuento de Navidad, Darlinda  (AEM, 1994), Para qué sirven los versos  (Karol, 1995), Una mazorca soñadora  (Karol, 1995), Un pajarito, una pajarita y la casualidad  (Karol, 1995),  La almohada muñeca  (1996).  El loro de la infancia y otros relatos  (Dirección Sectorial de Literatura del Conac/ Fundalea, 2005),  Mamá cuéntame un cuento que no tenga lobo y otros relatos (Dirección Sectorial de Literatura del Conac/Fundalea, 2005). Cuentos para el sofá (AEM/CODEPULA, 2011). Del agua al fuego (DIGECEX, Ediciones Actual, 2012), Miniguerra tarea de los cuerpos (Vicerectorado acedemico ULA, Fundación de estudios literarios Lector complice, 2013). Libros eléctronicos: Despues del despertar y otros cuentos (Ediciones Dada Letras virtuales, 2011), Padre y bestiario en el hombre del absurdo (Editorial Academica Española, 2012). Tiene diez libros inéditos.

Ha sido publicada en diversas antologías a nivel nacional e internacional: Letras femeninas (Uruguay, Asociación de Literatura Femenina Hispano-americana, 1981). La infancia en la poesía Venezolana (Caracas, Fundación del niño, 1983). La mujer en la poesía hispanoamericana (Buenos Aires, Fondo Editorial Bonaerense, 1984). Flor y canto: 25 años de poesía venezolana (Caracas, Academia de la Historia, 1985); El cuento feminista latinoamericano (Chile, Fempres, 1988). Andina (Julio Miranda, Caracas, Fundarte, 1988). Poesía en el espejo:  Estudio y antología de la  poesía femenina venezolana  (J. Miranda, 1995).  Escritura y desafío: Narradoras venezolanas del siglo XX  (Caracas, Monte Ávila), Coedición de universidades norteamericanas, 1996. Tantos Juanes: La baraja, la literatura y su encuentro fortuito con la palabra: Patricia Dórame-Holoviak, U. Bloomsburg Pennsylvania). Revista Solar Nº. 22 y 23, Mérida, 1996: Habitantes de tiempo subterráneo: creación y liberación (Dra. Gabriela Díaz, Universidad de Nuevo México).  Modernidad y alteridad (Mérida, Consejo de Estudio de Postgrado/ Instituto de Investigaciones Literarias, ULA, 1999).  Antología venezolana del poema en prosa (Julio Miranda, Mérida, Mucuglifo, 1999). Coloquio Latinoamericano de Literatura "José R. Pocaterra (Valencia: Ateneo/ Universidad de Carabobo, 1999). Antología de poetas venezolanos (Nacidos entre 1930 y 1960), comp. José Antonio Escalona (Mérida, Solar, 2001).  En la II, III IV y V Antología Sensibilidades  (Alternativa Editorial. Madrid, Galicia, 2002, 2003, 2004 y 2005); y en Mizares:  Poemas quietos (Barcelona, España, 2002). También en las Antologias de Poesía y Narrativa de la Asociación de Escritores de Mérida (del 2005 al 2010). Textos poéticos de su autoría fueron grabados en el CD “Los ángeles también cantan”, editado por Casa del Poeta Peruano, Lima, 2006.

   
   
   
POEMAS EN VIDEO
 


 

 

ARGUCIA EN SUS POROS

 Inclínome sobre la argucia de sus poros,
bebo el elíxir que no se ofrece a regalías.
Es dulce, lo sabe mi propia boca.

Flama y soflama se erecta para ser absorbido.
Obedezco la orden, me inclino y reclino.
Me baña su agua,
nace vida en las embocaduras.
Lo añado, me añade.
Hay anuencias veladas en los nudos.
Exculpas nos exfolian las excrecencias:
en destierro no hay agujeros para tarabillas ni cantos.
La corteza no lleva cuchillos: no tiene manos.
Indemne bebo la inmunidad eléctrica que me vibra,
la toco en mí, en él; plenos de poros.
A intervalos aparece, sin exigüidad en sus entrañas.
Me bautiza el cuerpo, me hace beata de su piel,
escultura de sus manos, altar incorruptible.
¿Cómo mantenerme incorpórea entre sus ostentaciones acuosas?
¿Cómo cerrar el círculo que devora en elipsis la aridez?

   
 
   

DURAZNO EN LA PIEL DE LOS LABIOS

Fabrícame un barco
con las carabelas delicadas de tus manos,
sin adjetivos complicados.
Compás de vientos amables
que amotinen la piel
con alusiones excitantes.
Dibújame con tus dedos
un durazno,
un colibrí,
un geranio minúsculo;
en mis labios.
Hazme una metáfora de tu árbol;
espléndida en consecuencias.
Aliméntame…
con tu madera vehemente,
con precipitación sustantivada
en las manos cálidas.
Descorcha todos los fluidos,
llena dos copas,
cúbreme generoso,
bébeme.

 
 
 

APENAS BRASA

Como la punta de pierna. Escasa brasa, apenas tenue el fuego, imperceptible el toque. Con la dosis justa de sal marina un tanto gruesa.

Todo a su tiempo. Se da vuelta con las manos tiernas. Otro poco de sal, otro poco de espera. Apenas brasa, apenas grácil la carne se abre… todo su jugo virgen.

Es mágica la espera...  delicia en la boca.

   
 
   

INDAGÁNDONOS

Tus brazos en mis brazos,
las bocas indagándose
labio a labio, lengua a lengua.
Y no estamos en la circunferencia
del planeta corporal;
montañas de nieve cubren el incendio de nuestros bosques.
Los brazos copulan, con gemidos se refriegan.
Al amanecer… seguimos sintiéndonos.

(El sol declina naranja y bello).

 
 
 

Y0 MAGDALENA

Lloro sus pies abarcándolos con mis cabellos y mi boca. Asciendo cada peroné y tibia, cada fémur. Sollozo las ingles, el estómago, el pecho, el mentón, la frente. Extiendo mis brazos al largo de los suyos intentando el infinito.

Mis manos se hacen sus manos, mis dedos sus falanges. Mis labios rozan sus labios, se abren a su pan y a su vino, muriendo en él; fundidos carne con carne.

   
 
   

INDEFENSOS A LAS ALMOHADAS

Éramos niños saltando,
jugábamos con las almohadas
de nuestra piel palpitante.
Cuando ya no quedaba algodón sobre algodón,
caíamos extenuados ,
indefensos.